Spanish Catalan English
Menu
  • Visto 1077 veces

Pánico escénico

Hoy lo vuelvo a intentar. Justo estos días se cumplen 8 años desde que me marché a Bélgica, y casi por estas fechas y sin pensarlo demasiado me apunté a un curso de improvisación.


Hoy lo vuelvo a intentar. Justo estos días se cumplen 8 años desde que me marché a Bélgica, y casi por estas fechas y sin pensarlo demasiado me apunté a un curso de improvisación.

Mi idea era mejorar mi francés hablado, que era patético. En las academias sólo te enseñan a escribir cartas educadas y a reservar billetes... Me di cuenta en seguida de eso cuando tuve que explicar en la farmacia que tenía conjuntivitis.

El curso estaba organizado por el Improkot, y allí me planté un lunes con dos... Eso dicen mis amigos. Aunque ahora que lo pienso no sé que pintaba allí, los primeros días me lo pasé bien. Conocí a una chica fantástica, Susana, con la que reí un montón, y sigo haciéndolo.

A medida que el curso avanzaba, más díficil se hacía porque creo que el nivel era bastante alto para mí y mi sentido del ridículo. Además a eso había que añadir que no entendíamos casi nada y vaya si improvisábamos. Nos lo inventábamos casi todos. Los tíos flipaban en colores y debían pensar: ¡Estos no tienen vergüenza! La tuvimos y acabamos abandonando varias semanas después.

Hoy he vuelto a las andadas y he comenzado un curso de iniciación en el Teatre Sans de Palma y en mi idioma, el catalán. Pero esta vez lo había pensado un poco. Igual demasiado. Por eso he afrontado la primera clase con un poco de miedo y respeto.

Superar la vergüenza y olvidarse de ti mismo, de los demás, intentar concentrarse e improvisar es más complicado de lo que parece.
×

Log in